Sentido y razón del dibujo

Podría estar sucediendo a la vuelta de la esquina. Podría estar pasando en la Araucanía, podrían ser los parlamentarios elegidos con nuestros votos y las victimas llevar nuestro propio rostro. Las mentiras de la televisión o las cobardías de la justicia que retrata el humorista gráfico boliviano Al-Azar, la realidad cargada de violencia y olvido que el historietista peruano Jesús Cossio se ha empeñado en visibilizar, son imágenes que no nos son ajenas. Los dolores de Perú y Bolivia, y los de América Latina entera, son también nuestros dolores.

Es esa universalidad del dibujo, su capacidad para representar la esencia del mundo, es la línea que cruza las obras seleccionadas para esta muestra. Creadores ambos de larga y aplaudida trayectoria, Al-Azar y Cossio han hecho de la narrativa gráfica un medio para denunciar, para poner en la vertiginosa pendiente de la cotidianidad una señal de alto que nos obliga a mirar y a pensar nuestra sociedad.

Cada uno de ellos ha tomado una estrategia distinta para hacerlo. Mientras que Al-Azar recurre a imágenes contundentes pero de sutil ironía que se construyen en complicidad con el espectador, Cossio se ha dedicado a investigar, recoger testimonios y construir relatos que dan voz a los desplazados.

Sin embargo, entre ambos hay puntos comunes, una poética que transforma cada dibujo en un honesto intento por develar. “Yo no canto por cantar/ ni por tener buena voz”, dijo Victor Jara y sus versos inevitablemente resuenan al contemplar estas obras. “Canto porque la guitarra/tiene sentido y razón”.

Claudio Aguilera
Investigador y curador
Integrante del comité organizador de Dibujos que hablan